El engaño de la renta municipal y otras farsas

Pleno de investidura donde resultó elegida la candidata de Álvarez Cascos gracias a la abstención de Podemos
  • Artículo del concejal José Ramón Garcia publicado hoy en La Nueva España

Ya puede PODEMOS decirlo mil o diez mil veces pero la renta municipal es un auténtico engaño, como engañosa es su trayectoria en el Ayuntamiento Gijón. Es la mentira con la que pretenden obtener la absolución de apoyar, por omisión, unos presupuestos de derechas. Unos presupuestos que no aportan nada a la ciudad y que, una vez más, no se ejecutarán. Eso sí, todo esto lo hacen generando una falsa ilusión entre quienes peor lo están pasando, las personas más vulnerables.

Quieren engañarnos con un señuelo que esconde la verdadera razón de ese apoyo, que no es otra que sostener al gobierno por el que apostaron en junio de 2015. El de la Alcaldesa de Cascos.

No pueden reconocerlo, claro está. No están dispuestos a asumir el coste electoral de esa decisión. De ahí los engaños y señuelos difusos como una imposible renta municipal, convertida en ayudas finalistas, con la que buscan justificar ante su electorado la improductiva presencia que tienen en las instituciones.

Una renta social municipal no es posible y lo saben porque en Asturias ya hay una renta que garantiza por derecho un ingreso mínimo a cualquier persona, se llama Salario Social Básico y el presupuesto regional contempla  32 millones de euros para este concepto, destinados solamente a Gijón. Así todo, PODEMOS no apoya las cuentas regionales y ni siquiera ha querido sentarse a negociar el presupuesto asturiano.

Tampoco quisieron hacerlo en marzo de 2016 cuando, por cierto, tuvieron la oportunidad de instaurar a nivel estatal el Ingreso Mínimo Vital que llevaba el PSOE en su programa, pero no quisieron a un socialista al frente del Gobierno de España y optaron por buscar el “sorpasso” en unas segundas elecciones. Los transversales antepusieron sus ambiciones a las necesidades de la ciudadanía. ¿De verdad alguien se cree que las personas ocupan el primer lugar de sus intereses?

Si la ciudadanía fuese lo importante, no hablarían en Gijón de una renta municipal que no hace otra cosa que generar falsas expectativas y confundir a las personas. Menos mal que el señor Couto en el Pleno de diciembre nos aclaró que la realidad es que de lo que se está hablando es de ayudas finalistas no de una renta y a pesar de que  su destino definitivo se desconoce, cierto es que Foro Asturias incluía estas ayudas en su programa electoral. Pura coherencia.

Si la ciudadanía fuese lo importante, en su oscura negociación con FORO podrían haber incluido la reorganización y redefinición del conjunto de las políticas sociales y de las políticas activas de empleo. Algo que reclamaban al igual que nosotros hasta hace bien poco. Ya que tuvieron la oportunidad de negociar, podían haber sido más ambiciosos.

Si la ciudadanía fuese lo importante, habrían dejado de lado sus intereses electoralistas y el resultado de sus reuniones de ”comandita” sería otro, y no un pequeño e indefinido artificio cuyo objetivo principal es calmar a sus fieles ante el incomprensible apoyo a la derecha incumplidora de Cascos.

Pero bueno, que lo negociado se cumpla, o no, es lo de menos. Tampoco en esto nos deberían engañar, porque si en algo es absolutamente fiable FORO es en su incapacidad para cumplir acuerdos plenarios y en especial lo relativo a política social. Esto lo sabe PODEMOS, pero no le importa si ellos pueden seguir disimulando su acuerdo de fondo, el que sí se cumple, el alcanzado en junio de 2015.

El pacto de gobierno es tácito y aun así evidente. Es vergonzante para quienes lo suscriben, pero puede llegar a entenderse. Al fin y al cabo PODEMOS y FORO tienen varias similitudes. Son fuerzas que han llegado a las instituciones a lomos del populismo y la demagogia, y tienen como enemigo común al PSOE. Les ofende que se destape “el pacto del astillero”, pero a las cosas hay llamarlas por su nombre y el apoyo presupuestario al partido de Cascos no es más que otro acuerdo dentro ese pacto.