El Pleno aprueba exigir al gobierno central el mismo trato para la regasificadora de Musel que el que le dio a la de Ferrol


Se trata de una iniciativa presentada por el Grupo Municipal Socialista, cuyo objetivo era poder trasladar al gobierno central la opinión mayoritaria del Pleno municipal, sobre la necesidad de poner en marcha la planta regasificadora de El Musel.

La construcción de la instalación, que dará empleo a unas 100 personas, finalizó en 2012 y desde 2013 está en estado de hibernación, por lo que Enagás recibe al año un total de 23’6 millones de euros.

Al mismo tiempo que se paralizaba la planta gijonesa, el gobierno central decidía autorizar, a través de un trámite, la de Ferrol, que también contaba con sentencias que cuestionaban si cumplía la normativa medioambiental  o la distancia que la separaba de las viviendas.

A este respecto, el portavoz socialista, José María Pérez, ha señalado que la regasificadora de Ferrol  “no es que esté cerca de viviendas, es que está al lado”.

Asimismo ha hecho hincapié en que “no se puede engañar a a la gente porque la regasificadora se construyó con dinero privado, abonado por Enagás, y no con dinero público”. Manifestaciones realizadas en referencia a una aseveración realizada por un edil de Podemos, quien aseguró que la planta se había construído con dinero público.