Foro reconoce que el contrato firmado por el Gobierno Municipal para la construcción y gestión de la Residencia de Estudiantes es imposible de ejecutar

    • El PSOE considera jurídicamente dudoso que este problema pueda resolverse con una posible aprobación del informe de alegaciones del PGO

    • Pineda: “Los concejales del equipo de gobierno deberían comenzar a hablar unos con otros para evitar esta descoordinación”

 La concejala del Grupo Municipal Socialista, Marina Pineda, ha preguntado esta mañana en la Comisión de Hacienda, la competente en materia de contratación, sobre la concesión administrativa de la Residencia de Estudiantes. En dicha comisión, el equipo de gobierno ha reconocido que el contrato no sólo no se puede ejecutar, sino que ya tenían conocimiento de ello cuando se firmó con la empresa adjudicataria en junio de 2016.

La edil socialista ha asegurado que la solución de Foro de conceder licencia definitiva una vez se apruebe el informe de alegaciones del PGO, “suscita muchas dudas”. El propio informe técnico incorporado al plan señala que las suspensiones de licencias se mantienen hasta la aprobación definitiva del mismo. De todos modos, Pineda recuerda que apruebe lo que apruebe el pleno de junio, el documento será sometido a una nueva exposición pública, por lo que el proyecto de la residencia seguirá paralizado.

Además el gobierno municipal no ha ofrecido ninguna explicación al hecho de haber continuado tramitando la concesión de la residencia después de la aprobación del Documento de Aprobación Inicial (DAI) del Plan General de Ordenación, que se llevó a pleno el 23 de febrero de 2016 y que exigía la necesidad de hacer un Plan Especial en toda esa zona.

Pineda ha asegurado que una vez más el equipo de gobierno demuestra una total falta de coordinación entre departamentos. No se entiende que los concejales de Urbanismo, Fernando Couto, y Hacienda, Ana Braña, no hayan tenido cuenta la repercusión del PGO en este contrato. La edil considera que los miembros de la junta de gobierno de Foro deberían empezar a hablar unos con otros para evitar la descoordinación, la improvisación y la falta de criterio a la que nos tienen acostumbrados con sus actuaciones.