“Gijón en positivo”, el programa

Hemos elegido como lema para esta campaña “Gijón en positivo”. Es una forma de expresar una visión de la ciudad y un compromiso para trabajar por ella desde las instituciones.

Este documento servirá como guía para regir nuestro trabajo en el Ayuntamiento durante los próximos cuatro años y tu voto servirá para que ese papel se realice liderando la ciudad, al frente de la Alcaldía.

Si deseas descargar el documento pulsa aquí.

Más trabajo: hay que pasar de las palabras a los hechos

 

  • Gijón tiene que cambiar para responder a una realidad nueva y mucho peor que la que había en 2011.
  • Quien ha sido responsable de no contratar en planes de empleo en 2014 a ninguna persona carece de credibilidad para prometer como candidata lo que no ha querido hacer como gobernante.
  • Las prioridades se reflejan en el presupuesto y en el trabajo diario.

El mayor problema de la ciudad es la falta de puestos de trabajo y, por tanto, es nuestra mayor prioridad. Los hombres y mujeres de la ciudad esperan que el Ayuntamiento sea un apoyo, que actúe como un aliado que les ayude a resolver sus problemas.

Hemos escuchado a personas en desempleo, a sindicatos y a empresarios. Hemos atendido sus preocupaciones y compartimos la necesidad de actuar con contundencia para revertir la situación. Sin embargo, no vale más de lo mismo. Gijón tiene que cambiar lo que hace para responder a una realidad nueva y mucho peor que la de 2011.

Hacen falta programas para jóvenes pero también para parados de más de 45 años, desesperado por la falta de oportunidades. Son imprescindibles programas de empleo reales, que sirvan para mejorar la cualificación y supongan una experiencia real. Pero también nuevas acciones para apoyar a las y los emprendedores y contribuir a su consolidación porque sus necesidades ya no son las de hace 4 años.

Innovar es imprescindible para las empresas pero también lo es que el Ayuntamiento innove en sus actuaciones y en el empleo de sus recursos: porque hay que atender lo urgente pero también pensar en el largo plazo y en los sectores que más pueden aportar al desarrollo de Gijón. Hace algo más de 20 años se concibió y diseñó el Parque Científico y Tecnológico pero en estos 4 años se han negado a pensar en algo que fuese más allá del siguiente telediario. No podemos seguir así.

La candidata de Cascos promete ahora dinero y empleo para después de mayo. Sin embargo, no ha querido hacer tales cosas durante su mandato que ahora termina. El año 2014 ha sido el primero en que el gobierno municipal no ha contratado a una sola persona en los planes de empleo municipales (sólo se han contratado los del plan de empleo del Principado de Asturias). Y quien ha sido responsable de esto carece de credibilidad para prometer como candidata lo que no ha querido hacer como gobernante.

Las prioridades se reflejan en el presupuesto y en el trabajo diario. En Gijón hemos visto como esas consignaciones económicas se han reducido mientras que la frustración y las cifras del paro han ido creciendo en este tiempo. Hay que cambiar la ciudad para que vuelva a funcionar y atienda las nuevas necesidades de sus hombres y mujeres. Lo que no vale es prometer ahora lo que no han querido hacer cuando han podido señores y señoras de FORO Asturias. Hay que pasar de las palabras a los hechos y ese es el compromiso de los socialistas gijoneses: que recuperes Gijón y que sientas al Ayuntamiento como un socio comprometido contigo.

Carta abierta a Carmen Moriyón

Fotografía de José Ramón García https://plus.google.com/u/0/+joseramongarcia/posts

Fotografía de José Ramón García https://plus.google.com/u/0/+joseramongarcia/posts

Sra. Moriyón,

Lleva usted cerca de cuatro años en su responsabilidad al frente de Gijón. Es un tiempo razonable para haber hecho cosas en la ciudad y para presentar un balance público de su gestión que permita ver si ha cumplido lo que planteó cuando fue elegida con los votos del Partido Popular. La incuria tiene un límite y ha llegado su hora.

Usted no ganó las elecciones de 2011 y su partido tampoco ganó ninguna convocatoria electoral de las habidas en Gijón desde entonces. Quizá eso explique la desidia con la que ejerce su cargo. Quizá sea la razón por la que este tiempo apenas deja legado alguno del que puedan hablar los gijoneses. Quizá esa sea la razón de que las intervenciones que escriben por usted en las redes sociales sólo hablen del pasado y nada puedan fabular de una gestión casi inexistente.

En estas últimas semanas la improvisación y las prisas han tomado el mando. En 2014, y mientras 30.000 personas están en el desempleo en la ciudad, usted se ha dedicado a realizar amortizaciones anticipadas de préstamos por importe de 11 millones de euros, como si las mujeres y hombres de Gijón tuviesen sus necesidades básicas cubiertas. Ha ordenado estos pagos anticipados el mismo año en que decidía no contratar ni a una sola persona en los programas locales de empleo. ¿Conoce usted alguna familia que deje de comer para adelantar pagos de su hipoteca? ¿Sabe de alguien que deje de comprar medicamentos para adelantarle voluntariamente dinero al banco como hace su gobierno?

Usted no ha querido conocer el valor ni la función del ayuntamiento que preside. En este tiempo ha ignorado los servicios que el municipio presta, desde cuándo lo hace y las razones por las que se crearon. No le ha importado. Solo eso explica que presente como novedades servicios existentes, que presuma de actividades municipales como si las hubiesen creado ustedes, que presenten propuestas para abordar proyectos analizados y descartados en el pasado incluso por su propio jefe político, el Sr. Álvarez-Cascos. Simplemente, ni sabe lo que había en Gijón ni tiene ningún interés por conocerlo. Así todo es más fácil y los adjetivos pueden ser más grandilocuentes. Así quiere convertir en historia las ocurrencias más banales.

Nunca se ha dedicado tan pocos recursos municipales a los programas de empleo. La educación está desatendida y discriminada. Los servicios sociales apenas se sostienen por el compromiso de sus trabajadores. Ha paralizado cualquier crecimiento del Parque Tecnológico. Carece de proyecto alguno para el futuro de la ciudad. Ha incrementado la recaudación de impuestos en un 50% y a cambio solo ha sabido reducir irresponsablemente las inversiones.

Y en todo este tiempo sólo la escuchamos maldecir de ese pasado que usted quiere ignorar y que es el que ha transformado Gijón y la ha convertido en una ciudad amable, solidaria, cohesionada y plural, que aún resiste su desinterés y su errada obediencia. Su obsesión por borrar la historia condiciona sus mensajes pero no ha sido capaz aún de cambiar el espíritu libre de esta villa y el carácter abierto de su gente, aunque su inoperancia ha afectado a la calidad de vida y a los derechos de los hombres y mujeres que aquí viven.

Es tiempo de cambiar. Le escribo esta carta para emplazarla a un debate público sobre nuestra ciudad. De dar la cara y de contrastar puntos de vista sobre la realidad de Gijón y su futuro. Con luz y taquígrafos, en un debate abierto a toda la ciudadanía y a todos los medios. Un debate directo, sin temas diferidos.

Asuma su responsabilidad y deje de esconderse, como ha hecho estos casi cuatro años, tras los consejos de quien tanto daño ha hecho a Gijón y las palabras vacías de sus subordinados. Debatamos de una vez qué queremos para nuestra ciudad en el próximo y crucial cuatrienio. A ello la emplazo, si de verdad aspira al liderazgo de una ciudad madura y no a seguir abdicando de sus obligaciones como hasta ahora.

José María Pérez López. Candidato del PSOE a la Alcaldía de Gijón.

Momentos históricos

Mientras el bardo oficial lanza su última “muñeira” desde el pleno municipal, casi 30.000 personas desempleadas de Gijón han visto como se acabó el año 2014 sin que su Ayuntamiento realizase ni una sola contratación de los planes de empleo municipal.

Eso es histórico, al menos tomando como referencia la historia reciente: desde mitad de los años 90 del pasado siglo siempre había habido planes de empleo y formación promovidos por el Ayuntamiento excepto ahora, en medio de la mayor crisis de los últimos 80 años.

Frente a esa realidad, parece que hay quien considera como histórico el momento en que una entidad pública cede a otra una parcela por la que habían pleiteado para que la segunda convoque un concurso con las condiciones que fija la primera, que podía convocar el concurso directamente y no lo hizo. Un lío, ¿verdad? Pues eso es de lo que tanto alardean al hablar de un futuro concurso para buscar una empresa dispuesta a construir y pagar una residencia de estudiantes. Sin duda estamos ante un momento pero el adjetivo que le asignan suena tan banal como el compromiso de Moriyón con resolver los problemas de la ciudad.

Pero los momentos parece que no vienen solos. “Hemos estudiado durante meses una solución” decía hace un mes Carmen Moriyón para presentar una ocurrencia ferroviaria. Sin embargo, parece que no lo había “estudiado” bastante porque lo que le servía hace un mes hoy le resulta insuficiente. Sus estudios técnicos consistían en un papel pintado con colorines y hoy hemos visto que el plano se ha hecho más grande y los colorines se han extendido para ver si el eco aumenta y las encuestas cambian.

Y quieren que creamos que todo es histórico los mismos que quieren ignorar el pasado. Quizá les incomoda el hecho de que sus “estudiadas” ocurrencias electorales son sólo eso, ocurrencias, como también lo fue aquel túnel que Álvarez Cascos inventó ante unas elecciones y que enterró más de 100 millones en el subsuelo de Gijón. De aquellas banalidades vienen estas: con el mismo rigor y podría decirse que con el mismo autor.

“Hace falta recuperar el pulso perdido y pensar en un futuro para la ciudad”

Hacer un proyecto colectivo de ciudad requiere de la participación activa de todos y todas. Eso incluye a las personas que están trabajando directamente en las empresas, en el movimiento asociativo, en las ONGs de la ciudad y a cualquier persona que quiera participar a nivel individual. Como creo que la principal preocupación es el desempleo y la desigualdad que genera la falta de oportunidades de empleo, me parecía muy oportuno tener un encuentro con aquellas personas que están trabajando en el ámbito sindical, con los compañeros y compañeras de UGT y que, precisamente, tienen una relación directa con esta problemática y que pueden colaborar activamente en el proceso. De este modo, podremos recuperar un curso que en estos cuatro años, desde mi punto de vista, se ha perdido en Gijón.

Aquí estamos en una situación social muy delicada donde hay gente que aunque esté trabajando tiene dificultades serias para poder llegar a fin de mes. Y hay gente que con su salario no puede vivir porque nos encontramos en una situación de empobrecimiento absoluto, debido a una serie políticas que están propiciando que eso se produzca. Y yo creo que desde un Ayuntamiento como el de Gijón hay capacidad para actuar y para facilitarle a la gente oportunidades, alternativas y programas de empleo, de formación e innovación.

Hay que trasladar un mensaje distinto y con la credibilidad de haberlo hecho en el pasado y poder ver los errores cometidos, pero también los acierto.  Hace falta recuperar el pulso perdido y pensar en un futuro  para la ciudad a largo plazo.