Más apoyos para Josechu

  • Exmilitantes de IU han mostrado esta tarde su apoyo al candidato socialista a la alcaldía de Gijón
  • José María Pérez y Javier Fernandez mantuvieron esta tarde un encuentro para “abrir una nueva vía de diálogo y cooperación”

Los candidatos socialistas José María Pérez y Javier Fernández se han reunido esta tarde con exmilitantes de IU para abrir una vía de diálogo y cooperación para construir de forma conjunta un proyecto de ciudad para Gijón, pero también para toda Asturias.

Josechu asegura que este tipo de reuniones, “enriquecen el proyecto con sus aportaciones, que no son exactamente iguales que las nuestras, pero sí que tienen algo en común: colocar a las personas en el centro del discurso público”. El candidato también ha recalcado el hecho de que en una ciudad con 30 mil parados, el Ayuntamiento deje dinero sin gastar y no promueva iniciativas, ni proyectos para dar solución a este problema.
El socialista ha hecho hincapié en la necesidad de trabajar conjuntamente con toda la ciudadanía, sean activistas, asociaciones o ciudadanos de a pie, escuchando sus puntos de vista y opiniones para crear un proyecto nuevo de ciudad.  Afirma que esta unión “nos hace coger más fuerza para poder convencer a la ciudadanía de que el proyecto que representamos es el más adecuado para resolver sus problemas”.
Entre los exafiliados de IU, que forman parte del colectivo Espacio Abierto, estaban, entre otros, Melania Álvarez y Rubén Fernández, que han coincidido con los socialistas en que la batalla no se puede producir entre la izquierda, sino que el enemigo está en la derecha. De ahí que valoren de manera muy positiva cualquier iniciativa de dialogar y construir en positivo entre todos y para aportar ideas que se incorporen en el programa electoral.

Estación intermodal: “pedimos que se cumpla ya y que se dejen de hacer dibujitos en un papel”

Lo que demuestra Carmen Moriyón es que este ayuntamiento sigue sin tener, tres años y medio después, ninguna idea, iniciativa o propuesta coherente para abordar el proyecto de la estación intermodal de Gijón.

Esta es una ocurrencia del Gobierno de Foro y de Carmen Moriyón que sirve para dar una coartada al Partido Popular para que siga retrasando presentar proyectos para la llegada de la alta velocidad y para la integración del ferrocarril en Gijón. Todo esto es un enredo innecesario y oportunista que está relacionado con la preocupación por los malos resultados de las encuestas para Foro en Gijón.

Es por todo esto que “pedimos que se cumpla ya y que se dejan de hacer dibujitos en un papel, que sólo obedecen a ocurrencias oportunistas, sin ningún fundamento”. Desde el Partido Socialista de Gijón, entendemos que hay que exigirle al Gobierno central que ponga en marcha un plan que es muy necesario para la ciudad y que se construya de una vez la estación intermodal.


Un proyecto, el de la estación intermodal, que de no gustar al Ministerio, debería ser modificado (han tenido tres años para ello) y presentado, comprometiendo los recursos económicos que permitan su ejecución material. Los planes de integración del ferrocarril, han sido vistos y discutidos en numerosas ocasiones en Gijón. Además, hay un plan aprobado por las instituciones municipales y que ha sido acordado con el resto de las administraciones.

Todo esto se reflejaría en un mayor coste del proyecto para los gijoneses. Por un lado, habría un mayor retraso en estas obras que son necesarias y, por el otro, un incremento en el precio  de las mismas, en la medida en que se introducen actuaciones no previstas, más caras y que encima se eliminan una parte de los aprovechamientos que ayudarían a pagarla.

 

 

 

 

“No sería decente intentar salir de esta crisis dejando a los más débiles en la cuneta”

El PSOE gijonés ha publicado un nuevo número de “Te interesa” y lo ha dedicado a presentarme ante la ciudadanía como candidato a la Alcaldía de la ciudad. Además de una entrevista, se incluye un perfil biográfico que ayuda a conocer mejor quién y cómo soy.

Las enmiendas al presupuesto municipal presentadas por el PSOE y la desproporcionada subida de la contribución (IBI) son otros asuntos incluidos.

Para facilitar su lectura, te dejo aquí el archivo pdf, que puedes ver a página completa o descargarlo si prefieres. Espero que resulte de tu interés.

Barrera ferroviaria: 3 años perdidos para Gijón

  • El parlamento asturiano aprueba una iniciativa para demandar al Gobierno de España la construcción de la estación intermodal y de todo el plan de integración del ferrocarril en Gijón.
  • El Ministerio de Fomento ha metido en un cajón el proyecto de estación intermodal: ni le vale el proyecto ni lo modifica.
  • La Alcaldesa ha estado callada durante este tiempo sin exigencia alguna al Ministerio para que cumpla con la ciudad.
  • Cuando Moriyón o la Ministra se preguntan “a quién se le ocurrió esto” saben cuál es la respuesta: Francisco Álvarez-Cascos, su jefe político y excompañero de gobierno respectivamente.

 

Imagina un Gijón más decente

20140309_140158_HDR_1

Gijón desde el parque de La Providencia

“¡No permitamos que nos sigan anestesiando!”. Lo he oído, dicho de cien maneras diferentes, en los cientos de conversaciones mantenidas en estos pasados días con compañeras y compañeros. Y les he respondido que aspiramos a gobernar para cambiar Gijón de nuevo, recuperar su pulso y que lo haremos con mimbres frescos, contando cada día con la sabiduría de la gente. Quienes me hayan escuchado no me dejarán mentir.

Estamos en la primera fase de una carrera de fondo. Un esfuerzo colectivo que habrá de llevarnos de nuevo a ensanchar el aire de cambio que ya se respira en la ciudad. Y para esa tarea me presento a este proceso ilusionante, democrático y transparente que son las elecciones primarias socialistas. Quiero que las cosas cambien mucho y en poco tiempo. Pero, sobre todo, quiero empezar cambiando las formas. Maneras distintas de imaginar la ciudad para gobernar de otra manera.

El domingo pasado, el Alcalde de Lisboa daba el primer gran paso para renovar, transformándolo, el Partido Socialista portugués. Entre sus decisiones más comentadas está la de haber cambiado el despacho de la Alcaldía a un barrio conflictivo de la capital lusa. “Así –decía- estoy mucho más cerca de los problemas”. En Gijón no necesitamos nuevas oficinas en los barrios: Las tenemos. Pero debemos ocuparlas y activarlas para vivir más de cerca esos problemas de tantos miles de familias que necesitan cercanía, atención y respeto. Una compañera, en el pequeño tren de la libertad que nos llevaba hace unos días a Oviedo, me decía :“Josechu, no hay que cambiar las cosas, hay que cambiar la vida”. Me identifico al ciento por ciento con ese compromiso.

Y el tiempo no admite excusas. Toca remover las aguas de esta bahía nuestra, de La Ñora al Musel, con la ligereza y la rapidez de quienes sabemos que ese tiempo si importa. No podemos ser lentos, pesados o imprecisos. Hemos de centuplicar nuestra precisión en la detección de los problemas, adelantarnos si es posible a sus efectos, multiplicarnos aprendiendo y hablando con las voces de nuestra gente. Para ser exactos en las respuestas hemos de oír todas las opiniones y atender a sus razonados argumentos.
Las y los socialistas seremos la fusión de esas voces o no seremos. Y para ser rápidos en las respuestas, necesitamos tener esas ideas de cambio muy claras y tener más claro el camino para llevarlas a cabo. Sabemos cómo hacerlo. En estos años últimos hemos aprendido más que nunca.

Hay quien dice que el pasado no le importa. Y lo respeto. Pero no comparto en absoluto el argumento. Creo que a nadie que haya vivido en Gijón en el último cuarto de siglo se le puede olvidar lo que la ciudad era y lo que es. Ni que fuimos las y los socialistas quienes contribuimos decisivamente a esa transformación, de la que estamos orgullosos. Sin pasado no somos nada. Sobre él se construirá el futuro que nos volverá a hacer más iguales, pues son sus cimientos los que lo harán posible. Del pasado aprendemos a través de quienes lo protagonizaron, de aquellas personas que se ganaron el respeto de la ciudadanía.

Y en el pasado reciente un Ayuntamiento socialista promovió la aprobación y aplicación de la Ley de Grandes Ciudades, la división en Distritos, la creación de un Consejo Social de la ciudad, de un consejo de la mujer, de un consejo escolar municipal, …, de numerosos órganos de representación que fundaban las bases de un modelo de participación ciudadana, totalmente inacabado. Porque faltan campos de participación enteros sin desarrollar y porque los actuales han tenido durante un largo trienio la parálisis como único horizonte.

Lo mismo que el pacto por el empleo que nosotros promovimos y que necesita un empuje urgente para salir de su empantanamiento: Moriyón ha pasado por Gijón sin dejar otra huella que la inacción y sus secuelas y su paso se nos ha ido, como agua, entre las manos. Lo mismo que la capitanía industrial e innovadora que nos corresponde y que no tiene un instrumento con suficiente empuje para reafirmarla. O que la pluralidad cultural, falta de visión o estrategia alguna de y para la ciudadanía.

Universidad y ciudad vuelven a convivir como extraños en un tren que no sabemos dónde va. Quizá como ese despilfarrado túnel bajo nuestros pies, monumento a la voluntad disparatada. Habrá que recuperar el saber de sus aulas, incentivar su impulso y explorar sus enormes capacidades. El Gijón de la inteligencia, como el del trabajo decente, la igualdad de géneros, los derechos sociales y culturales quieren colaborar, compartir un horizonte. Y somos las y los socialistas quienes conocemos mejor, palmo a palmo, esos escenarios de presente futuro.

Porque siempre hemos sabido estar abiertos a todo lo que suponga mejora de las condiciones de vida y de trabajo de nuestra gente, empleo y vida decentes, garantía de los derechos sociales y civiles, herramientas y servicios a favor de la igualdad efectiva, protección a las y los más desfavorecidos. Y ahora más que nunca tenemos que hacerlo posible juntos, sin excusas.

Para no dejar que ese Gijón que imaginamos y estábamos construyendo se nos vaya como el agua entre las manos, no habrá que cejar desde ahora ni un momento en el proceso de cambiar las cosas. Para hacer del nuestro un lugar más decente. Y harán falta todas las manos y toda la inteligencia colectiva para colaborar a que eso ocurra.

Cambiando la forma de hacer política de barrio en barrio

Hoy he compartido un encuentro con militantes de la zona de El Llano y de Pumarín. En un momento en el que las cosas están complicadas tanto social, como económicamente, es tiempo de desarrollar una forma de hacer política de trabajar colaborativamente con otras personas,  y de poder desarrollar un proyecto que ayude a resolver los problemas de la gente en Gijón.Esa es una de las cosas que estoy hablando con muchos compañeros y compañeras del Partido Socialista, porque creo firmemente en que no podemos seguir haciendo las cosas como se hicieron en el pasado.

Necesitamos cambiar la manera en la que nos organizamos, necesitamos aumentar la participación y la implicación de la gente, para aprovechar el conocimiento que todo el mundo tiene, sus ideas y sus propuestas  para convertirlas en un proyecto de ciudad conjunto. Creo que tenemos que no solo cambiar la manera o la forma en la que hacemos la política, sino que tenemos que construir algo con lo que la gente de esta ciudad se sienta involucrado, que podamos recuperar un curso que en estos cuatro años, desde mi punto de vista, se ha perdido en Gijón.